Mi historia

Hola, soy Bego

Quiero ayudarte a disfrutar de todos los lugares que habitas

Un día descubrí que así como una simple hoja de papel se puede plegar y desplegar hasta transformarse en un avión y echar a volar, un espacio desordenado también puede transformarse en un lugar armónico y agradable. Para que la persona que lo habita también pueda desplegar sus deseos de disfrute, de diversión, de descanso o de inspiración.
O lo que sea que le apetece en cada momento del día o de su vida.

Y de esta manera decidí convertir mi pasión por el orden y la organización en mi profesión, porque creo que los lugares donde pasamos más horas al día son los lugares que deberían hacernos más felices.

Mi misión como organizadora profesional es ayudarte a crear espacios que piensan en ti, en tus circunstancias actuales y en tu día a día.

Es aplicar un método de organización que aproveche al máximo las posibilidades de cada lugar y que se adapte al 100% a tus costumbres diarias, para que seas capaz de mantenerlo en el tiempo.
Quiero que tu casa y tu oficina se adaptan a ti y a tus necesidades, ¡y no al revés!

¿Y cómo vamos a conseguirlo?

1. Te invito a un café virtual (cosas que pasan en pandemia)

Hablamos por Whatsapp o teléfono para que me cuentes qué te está preocupando ahora mismo y con qué necesitas ayuda para poner orden y organizarte.

2. Te hago una visita

Necesito conocer el espacio concreto para comprender la dimensión del trabajo a realizar y cuánto tiempo voy a necesitar para que obtengas los resultados que deseas.

3. Te envío presupuesto

Una vez evaluado el trabajo, te envío por email una presupuesto ajustado a tus necesidades y si te gusta, ¡nos ponemos en marcha! No hay tiempo que perder.
Te indicaré también si necesitamos comprar perchas, cajas, archivadores o cualquier otro elemento que pueda ayudarnos a ordenar tus pertenencias.

4. Empezamos clasificando. ¡Aquí te necesito!

Solamente tú puedes decidir e indicarme si quieres conservar todo o te gustaría deshacerte de algo. Para ellos clasificaremos los objetos de la estancia por categorías y así sabremos qué se marcha y qué se queda y necesita ser organizado.

5. Ahora me toca remangarme y empezar a organizar

En esta fase trabajo sola con todo lo que has decidido conservar.
Mi método de organización sigue siempre dos premisas básicas:
– aprovechar al máximo el espacio,
– mantener una mínima estética agradable,
– instaurar un método organizativo que puedas mantener en el futuro.

6. Nos deshacemos de todo lo superfluo

Si durante todo este proceso hay pertenencias de las que haya resultado que te quieres deshacer, puedes hacerlo tú misma o puedo encargarme yo.

Trabajo con asociaciones a las que podemos colaborar y donar muchas de las cosas que ya no utilizas.

Estoy decidida

7. Disfrutamos de la felicidad que dan la paz y el orden

Nada me hace más ilusión que resolver los problemas de espacio y de desorden de mis clientas y poder ayudarlas a recuperar la tranquilidad de saber que toda está recogido y donde tiene que estar.

Clientas felices

Qué dicen mis clientes?

Llevo un año independizada y acabo de acabar toda la mudanza. ¿A quién no le ha pasado que almacena cosas en casa de sus padres y al final no acabas de llevarte todas tus cosas? Pues mis padres decidieron mudarse y yo acabé con la casa llena de trastos y sin saber dónde guardarlos. En ese momento entró Bego. Somos amigas desde hace tiempo y en la última temporada estaba trabajando sobre su nueva empresa Desplegando Espacios, así que le pedí ayuda y la verdad es que estoy encantada. Hizo que organizar la casa fuera fácil. Tiene esa habilidad innata de organizar el espacio mentalmente lo cual le ayuda a saber como aprovechar el espacio lo mejor posible. Lo mejor de todo es que no se me ha desorganizado nada. Dentro del pequeño desastre que soy yo en mi día a día, la manera en la que me organizó Bego el espacio, al tener un sentido, no se ha desordenado. Recomiendo a esta gran profesional y amiga a todas aquellas personas que como yo necesitan una mano para poner orden en su vida.
Itxaso Beistegui
Antes de ordenar mi casa, porque ha sido un orden en todos los espacios, estaba muy desordenada. Con tu ayuda he tirado muchas cosas por un lado y lo que hay está clasificado y ordenado de tal forma que al usar y cambiarme la ropa lo recojo en las cestas puestas para cada tipo de prenda en vez de tirarlo sobre el sofá. Los papeles y recuerdos están también guardados en cajas etiquetadas y así es fácil encontrar las cosas. El proceso lo viví bien, fue agradable y si algún día estuve cansada pues te avisé para no quedar y sin problemas. Ahora está todo más despejado y me encuentro más agusto en mi casa!! Gracias, Bego.
Inmaculada Martínez